¿Hambre REAL o hambre EMOCIONAL?
¿Sabes cómo diferenciar una de la otra? ¿Quiere saber cómo lidiar y superarla? Conoce más aquí.

Tener hambre y tener sed suelen confundirse de la misma forma y manera ya que ambos receptores se encuentran uno muy cerca del otro en el cerebro, pero el hambre emocional viene desde la necesidad que sentimos de afecto, compañía, bienestar, del sentir afecto o propósito en nuestras vidas. Muchas veces la necesidad de calma y confort nos hace creer que tenemos hambre y esto sucede por la sensación de desahogo que genera un buen plato de comida o un gran postre en el cerebro.

Para discernir si tenemos hambre emocional o hambre real debemos aprender a detenernos un momento y observar la situación de hambre que estamos sintiendo. Cuando conseguimos hacerlo, parar, observar y sentir, estamos dando un pasito más en la consciencia sobre nuestro cuerpo y a nuestro crecimiento personal. Entonces, lo que deberías hacer cuando experimentes ansiedad por la comida, es detenerte y observarla. Siempre que tenemos hambre emocional esta viene con una fuerza muy intensa o con el deseo exclusivo por un alimento especifico, puede ser dulce o salado en lo que se parecen es que son comidas con altos niveles calóricos.

No intentes que se vaya, pero tampoco permitas llevarte por ella. Acepta la incomodidad de la ansiedad. Puede que se vuelva más intensa o incluso dolorosa; no pasa nada. Acéptala y date cuenta de lo que ocurre. A menudo encontrarás un gran mar de emociones como miedo, ansiedad, tristeza o pena tras las ganas de comer algo. Si esperas unos 5 minutos antes de comerte ese pedacito de chocolate o de helado serás capaz de observar si realmente es lo que necesita y quiere tu cuerpo o simplemente lo estás buscando como excusa para acallar una emoción, relajarte o premiarte por haber aguantado algo durante todo el día. Es un ejercicio poderoso y bastante revelador, que puede cambiar tu vida. No es algo religioso, es algo tangible, y lo comparto contigo porque lo he experimentado en mi propia carne.

¿Cómo lidiar con el hambre emocional? Te recomiendo dar paseos, hacer ejercicios, hacer contacto a tierra, liberar estrés es fundamental y muy importante es que seas sincero o sincera contigo mismo en cuanto a tus deseos y anhelos, proyectos reales y alcanzables, toma agua, la hidratación es fundamental en el equilibrio de nuestro organismo, come más vegetales y fibra. Por ultimo debes aprender a escuchar tu cuerpo y tu mente es la base del verdadero bienestar físico y mental, ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.