Estrés Emocional
Las buenas emociones nos alimentan y las malas emociones nos engordan.

En una entrega anterior concluimos que el estrés es el resultado o la respuesta, tanto física como mental del cuerpo y la mente, ante una situación que nos hace creer que es incontrolable o insuperable… Ahora resulta que el dragón tiene 7 cabezas… El estrés nutricional es aquel por alimentos, Estrés acumulativo es la suma de múltiples factores como trabajo, preocupaciones, frustraciones de toda índole y malas relacione personales, el estrés crónico es aquel que va de la mano por largas temporadas de tiempo debido a traumas físicos y psicológicos no superados… pero conoces las diferencias? Hoy te hablare de estrés emocional, suficiente con uno jajaja!!

El estrés emocional como bien lo dice la palabra viene de las emociones. Las emociones son estados afectivos que experimentamos, subjetivas al ambiente y que viene acompañado de cambios orgánicos, fisiológicos y endocrinos, en otra palabras son psicofisiológicas. Este tipo de estrés es aquel que vivimos cuando estamos cerca de personas toxicas o abusivas, como un jefe mal humorado que constantemente le grita al personal, una mala pareja que solo hace reproches, de amigas que solo desean atención 24/7, una madre o padre manipulador etc... etc… esas personas que se les llama en otras culturas vampiros energéticos, pero sabias que este tipo de estrés engorda, te explico, al sentir la intranquilidad hay una respuesta hormonal la cual va tener como resultado la producción de Cortisol, este daña músculos y todo el sistema nervioso central, esto pasa porque el Cortisol es una hormona anti-inflamatoria natural que produce nuestro cuerpo desde la glándulas Adrenales, esta aumenta los niveles de grasa las cuales se almacenan en el área abdominal. Igualmente sube la presión arterial por si debemos pelear o huir, esto sube la glucosa de manera descontrolada para que podamos tener energía en las células para combatir la amenaza.

Te doy un ejemplo: si estamos en un parque y de repente salta un tigre frente a nosotros debemos correr, y bien rápido para evitar nos alcance este tigre, la respuesta del organismo ante esta amenaza es, producir GLUCOSA en exceso tanto como se pueda, para brindarnos el mayor cantidad de combustible posible para partir. Al correr vamos a quemas esa glucosa y fin del asunto, pero si la amenaza no nos impulsa a correr, si no por el contrario, a sentarnos a llorar o encerrarnos en una habitación esa glucosa no se quema, dando como respuesta que el Páncreas genere insulina masiva-mente, esta se va depositando y se convertirá en lo único que el cuerpo sabe acumular bastante bien y eso es grasa.

No existe problema sin solución, la manera que tenemos para librarnos de este tipo de estrés es ejercitándonos, meditando, conservándolo con aquellos que sentimos nos generan estrés y buscar soluciones, ALEJARNOS (en caso que las razonamientos no funcionen) de las personas que no aportan valor a nuestra vida, llámese mamá, papá, esposo, amigos o cualquier otro título es cual tenga. Lo que importa es que puedas identificar quienes son estas fuentes de estrés. No te sientas culpable por desear tu bienestar y tu felicidad, siéntete responsable y verdadero a ti, tu salud es lo que cuenta. ¡Hasta la próxima!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.